Cómo escribir bien

Lo más importante para atrapar la atención del/a lector/a: ser conciso y contar algo que enganche al principio. Ordenar las ideas. Escribir párrafos cortos y evitar al máximo ser redundante. Practicar la escritura simplificada. Son las reglas básicas para escribir un blog.

Al enfrentarnos con una pantalla en blanco nos creemos en disposición de escribir como si fuésemos Julio Borges. Como si quien nos fuese a leer tuviese todo el tiempo del mundo y nuestro texto físicamente en sus manos, en papel. Como si esa persona no tuviese nada más que hacer. Gran error.

Por ejemplo, este párrafo que estoy escribiendo ahora mismo es completamente irrelevante. Insertar un ejemplo de lo que acabo de decir, como si los lectores fuesen tontos, es absurdo, les hace perder el tiempo y es odioso leer algo que nuestra mente ya sabe cómo acabará. A nadie le gusta la sensación del tiempo perdido.

Las reglas las aprendí leyendo The New York Times. Tras leer muchos artículos en nytimes.com, me di cuenta de que repetían un patrón muy concreto: frases cortas y concisas. Párrafos cortos que apenas duraban unas pocas líneas. Siempre hay que pensar que nos leen a través de una pantalla, la vista se cansa y la atención de los lectores de Internet es escasa.

El género neutro

No inventemos (nada de “todxs” o “tod@s”), pero no olvidemos: también nos leen mujeres. Por obvio que sea, ni las propias mujeres lo tienen siempre en cuenta.

El plural nunca necesitará reivindicar géneros, puesto que en español son neutros: los lectores. Pero sí hay que hacer sentir a todos incluidos cuando nos refiramos al/ lector/a en singular.

Tiempos verbales y personas

Si decidimos, como en este texto, incluirnos en la segunda persona del plural (nosotros), así será el resto del texto. Cuando hablemos en tiempo condicional, como en este texto, así será el resto del texto.

Preferiblemente, debería ser así siempre en el blog: elegir un tiempo verbal y una persona y quedarse ahí. Es un detalle que se graba en el inconsciente de quien nos lee y que sabrá apreciar.

Separación del contenido en subtítulos

Sirva este artículo de ejemplo. Al separar el contenido en varios subtítulos, ayudamos a llegar más rápido a la parte del artículo preferida por quien nos lea. Es un error pretender que en Internet un artículo se lea por completo.

Aunque se tenga poco que contar, como en este caso. Incluso así, aunque sólo sea un par de párrafos, mejor separar cada tema con subtítulos.

No más de 500 palabras

Sin ser exactos, 500 palabras es una cantidad razonable para cualquier artículo de Internet. Al terminar de escribir es bueno llevar el recuento de palabras para saber cuántas llevamos.

Cuando no se tenga nada que añadir, es hora de dejar de escribir y dejar un buen sabor de boca a quien nos lee.

Por ejemplo, este artículo contiene 500 palabras exactas, incluyendo el título.

Escrito por Hans Christian

freelance especialista en para blogs y proyectos de contenidos.