Ayer, leyendo una noticia en Elperiodico.com, al hacer scroll para leer más abajo, mi puntero se tropezó con un anuncio y, al cruzarse el puntero con el área del anuncio, se empezó a activar una música irritante. Tarde varios segundos en localizar el anuncio, tiempo suficiente para cabrearme y tomar la decisión de mandarles un correo electrónico, poniendo en copia al departamento de marketing de Quiksilver:

¿Hay alguna razón importante por la cual Elperiodico.com incordia a sus lectores con anuncios sonoros con música a toda pastilla? Esto me he encontrado al leer el artículo, molestándome:

elperiodico-com-publicidad-sonido

¿Iría un trabajador del departamento de marketing de Quiksilver a incordiar a alguien que esté sentado en un banco leyendo El Periódico? ¿Qué imagen se lleva el lector del anunciante?

¿Qué podemos hacer los lectores de periódicos online para que esto deje de suceder?

Ni “hola”, ni “saludos”. Esto fue todo lo que les escribí. Considero razonable y lógico lo que les pregunto y uno siempre espera que al cliente lo tomen en consideración, que es lo que haría una buena empresa. Pero no es el caso de Grupo Zeta, que me ha respondido lo siguiente:

Apreciado señor,

Lamentamos que la presentación de este contenido le cause estas molestias, pero debe entender que la publicidad es una de las vías principales de ingresos para la web de El Periódico. El módulo que usted comenta se carga cuando el usuario llega al final de la noticia, y salvo que se desplace el ratón sobre el anuncio, éste se pone en marcha en silencio. Incluso una vez activado el sonido, usted tiene la opción de desactivarlo haciendo clic sobre el icono correspondiente.
Es obvio que ni el departamento de marketing de Quicksilver ni el de ningún otro anunciante, como tampoco el nuestro propio, pretende incordiar a nuestros lectores. Si ese ha sido el caso le rogamos nos disculpe las molestias y entienda que en el ánimo de esta acción no está sino poder sufragar un servicio de información que esperamos le siga siendo satisfactorio.

Atentamente,

Departamento de Marketing
El Periódico de Catalunya

La cosa empieza mal con lo de “Apreciado señor”. Ya marcan la distancia con una fórmula de contacto rancia y del siglo XIX.

A continuación, me señalan que “debo entender” su sistema publicitario para, a continuación, tratarme como si fuese idiota explicándome cómo puedo desactivar su publicidad (cosa que agradezco, porque, de no ser por ellos, jamás habría detectado ese obvio botón de volumen en el banner). “Usted tiene la opción de desactivarlo”, me responden. ¿Gracias? ¿Debo estar agradecido por tener esa opción?

Terminan insistiendo en que “les entienda”, donde ya hacen un ruego, una súplica al lector para que este empatice con su miserable sistema de financiación para ofrecernos un servicio que ellos esperan que “nos siga siendo satisfactorio”.

Para rematar, quien me responde no es otro departamento que el de marketing. Es decir: el departamento que se encarga de la publicidad es quien da la cara por la empresa ante el lector de un periódico. Todo para decirme que tengo la opción de desactivarlo y que “les entienda”. Brutal decisión.

Tráfico falseado en Elperiodico.com

Por si fuera poco, no sé si sigue sucediendo (no me he tomado la molestia de comprobarlo), pero una de las últimas veces que tuve la mala suerte de caer en Elperiodico.com, tenían un Javascript que recargaba automáticamente la web. Es decir: el usuario estaba leyendo detenidamente un artículo y ¡plaf! La página se recargaba automáticamente, despistando al lector. ¿Alguien se imagina por qué? En efecto, es una práctica sucia y rastrera, muy común en la prensa española, para falsear datos de páginas vistas.

“Esperamos que lo entiendas”

Yo espero que ellos también me entiendan a mí al exponer este tema en público y deseo que su sistema de publicidad les siga siendo satisfactorio (a ellos, porque ha quedado claro que a sus lectores no, los cuales parecen importarles demasiado).

Publicidad con sonido: rebote asegurado

¿Por qué no utilizar esta práctica? Es simple: por ganar unos céntimos, se pierde al usuario, en lugar de trabajar para que siga navegando en la web, en este caso, consumiendo más contenidos, además de la pésima imagen que muestra una web a largo plazo al realizar estas malas artes.

Posted by Hans Christian

freelance especialista en para blogs y proyectos de contenidos.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *