Desde hace tiempo, detecto que la calidad del buscador Google es extremadamente deficiente. Hasta el punto que me genera una gran frustración que el motor de búsqueda que da sentido a Internet en 2013, tras 15 años de vida, no sepa devolverme resultados de una búsqueda sencilla y me haga perder tiempo en lugar de ahorrármelo.

Soy lo que se podría llamar un usuario experto de Google. Lo llevo usando casi desde que comenzó y considero que se me da muy bien encontrar información de manera rápida. Pero, antes de comenzar a pensar que estoy perdiendo facultades en una tarea que he hecho casi cada día de mi vida durante la mitad de mi existencia, prefiero ponerme a analizar que debe ser Google quien está perdiendo facultades, y no yo.

Un síntoma es la siguiente búsqueda (en inglés, porque buscar contenido en español es perder el tiempo):

Buscando "best woody allen comedies" en Google

Buscando «best woody allen comedies» en Google

Una sola búsqueda sencilla (he buscado algo que intuyo me debería ser fácil encontrar) determina cómo está hoy Google. He buscado artículos que hablen, específicamente, de las mejores comedias de Woody Allen. Google me ha devuelto 10 resultados y sólo dos únicos resultados útiles (el 2º y el 4º, los 8 restantes no tienen nada que ver con lo que he buscado).

Demasiadas páginas mainstream

A pesar de los múltiples cambios que se han hecho en el algoritmo, sigo percibiendo que siguen apareciendo páginas de alto tráfico sin justificación alguna. Busque lo que busque, me va a aparecer Wikipedia, Twitter, Facebook, Youtube, páginas de periódicos, portales especializados, etc. Facebook va a aparecer busque lo que busque, aunque su relevancia sea nula:

Buscando "Hans Christian Rodríguez" en Google

Si nos fijamos en el séptimo resultado vemos… ¡A Google Plus! La propia red de Google relegada en beneficio de no uno, sino ¡dos! resultados orgánicos para Facebook. A pesar de que todos mis perfiles en todas partes apuntan a mi web personal y están unidos entre sí desde hace años, Google considera que, por defecto, una página de alto tráfico tiene que tener relevancia sí o sí, busques lo que busques. Aunque lo que ofrezca no tenga nada que ver con tu búsqueda, ahí estará Facebook colmando los resultados orgánicos.

La cosa es realmente sangrante:

Buscando "shakira addicted to you" en Google

En búsquedas relacionadas con la música, siempre observo un comportamiento que hace que ya intuya qué resultados voy a obtener antes de hacer las búsquedas. Ya sé que, si busco información sobre una canción, Google me va a escupir resultados sin sentido y que no me aportan nada en absoluto: videoclips (bien), imágenes (bien), 2 millones de páginas de letras de canciones (¿no basta con una?), páginas de descargas mp3 (a cada cual más maliciosa), la URL de la canción en Spotify (¿para qué, si no tengo Spotify?) y, en definitiva, basura y más basura. Y, para esta búsqueda («shakira addicted to you«), sí he encontrado resultados interesantes que son los que habría esperado encontrar entre los 10 o 15 primeros puestos:

  1. Página 4: Shakira es criticada por un error en su videoclip Addicted to you …
  2. Página 4: Shakira estrena vídeo de “Addicted to you»
  3. Página 5: Vuelve Shakira con ‘Addicted to you’, y yo sigo sin entender lo que dice…
  4. Incluso en la página 5, un blog entero con el nombre de la canción.

En definitiva, no es que no haya resultados interesantes para mostrar. Es que Google sigue relegando todo aquello que no tenga un pagerank de más de 5 o 6 (intuyo que es el principal parámetro que usa) para búsquedas de alta demanda. Ahí van a estar eternas páginas como «letras.com», «musica.com», «quedeletras.com» y otras tantas, hagamos la búsqueda que hagamos.

El buscador ideal

Si estuviese en mis manos, Google tendría un profundo cambio:

Buscador especializado en contenidos

Ya existen decenas de buscadores en Google: Video, News, Youtube, Images, Shopping, Places… Y su buscador principal, la razón de ser de Google (Google Search), tiene que hacerse cargo de los resultados de todos los demás buscadores y disponer sus resultados en forma de resumen de todos los otros buscadores. Pero ¿y si yo quiero buscar una receta, o una crítica de cine, o un artículo sobre filosofía? ¿Y si quiero buscar algo relacionado con Shakira en una página de contenidos, y no páginas automatizadas (páginas de letras, descargas, vídeos, etc.)?

La solución pasa por separar todo lo que son auténticos contenidos en Internet, y lo que no. Blogs, periódicos, revistas, páginas de contenidos especializados, etc. Necesito un buscador que busque sólo en páginas de contenido. Algo tan sencillo como eso y que me ahorre el tiempo que paso cada día filtrando visualmente todos los resultados de tantas páginas que no aportan nada a mi búsqueda.

Replantear el orden de las búsquedas

En el buscador genérico (siempre tendría que existir Google Search a nivel genérico, imagino), el algoritmo tiene que ser capaz de usar su inteligencia para determinar cuándo una página es relevante y cuándo no. Esto se presupone como la razón de ser del algoritmo de Google y lo que se supone que ha hecho de esta empresa lo que es hoy. Pero lo cierto es que no es así.

Una buena idea sería clasificar los términos de búsquedas. Si estoy buscando «addicted to you letras«, entiendo que sólo aparezcan resultados de páginas de letras. Si busco un nombre de persona y esa persona, como es mi caso, tiene numerosos perfiles y páginas relevantes, Google tendría que replantearse si realmente Facebook es más relevante que la propia página personal de esa persona, o su blog personal, o cualquier contenido creado por esta persona.

En definitiva: replantear el hecho de si un dominio tiene que ser servido en los resultados sólo por su fuerza y prestigio, aunque no tenga apenas relación con el resultado. Esto, actualmente, no es lo que obtengo de Google como usuario. Y como desarrollador, no comprendo que buscando mi propio nombre, mi blog personal no devuelva ningún resultado. ¿Qué te pasa, Google?

Posted by Hans Christian

freelance especialista en para blogs y proyectos de contenidos.

Deja un comentario